“Cuando el río suena, piedras trae” alude a la idea de que si escuchas un rumor debe haber algo de verdad detrás. Aunque las violentas historias del colonialismo y la opresión sistemática han sido omitidas y ocultas, su evidencia indudablemente permanece en nuestra piel y nuestras características. Las pieles morenas son entonces terrenos en regeneración en los que sus curvas, hendiduras, pigmentos y texturas, son los hitos que dan fe de los procesos ocultos de adaptación y transgresión que las han forjado.

 

Bajo el diálogo del cuerpo y / como paisaje, este trabajo también reflexiona sobre las violaciones de derechos humanos en las que las personas ya abusadas son silenciadas aún más al descartar sus cuerpos dentro del paisaje. Como el caso de las fosas comunes de niños indígenas en Canadá o los cuerpos de manifestantes desaparecidos que se han encontrado flotando en ríos de toda Colombia. El paisaje no los oculto, resurgieron, y con ello nuestro repudio a estos actos.

 

​Con esta instalación queremos ayudar específicamente a las víctimas del conflicto armado en Colombia mediante la recaudación de fondos para la ONG de transformación social Temblores. Al donar, usted está ayudando a financiar un equipo de abogados para ayudar a las comunidades vulnerables y subrepresentadas a denunciar el abuso que ellos y sus familias han sufrido y recibir reparaciones.


 

https://vaki.co/en/vaki/rcJ8xVA2yecBcPKKabkW?skip=true#summary

Temblores brinda asistencia legal a víctimas de injusticias dentro del conflicto armado en Colombia. También facilitan denuncias de abusos y desapariciones, especialmente para comunidades marginadas que no cuentan con representación legal.

www.temblores.org